Felicidades Papá

sábado, 19 de marzo de 2016

Desde nuestro rinconcito queremos desear un feliz día a todos nuestros papás y darles las gracias por estar siempre a nuestro lado.

Para nosotros nuestros papás son super especiales y únicos y lo hemos podido descubrir, aún más, esta semana en clase.

El papá de Irene y el papá de Ainara, han despertado en nosotros una sonrisa y nos han demostrado que su amor es enorme y que por sus peques son capaces de todo.

José (papá de Irene) nos sorprendió con una clase de yudo, llegó algo tímido pero cuando se puso el kimono se convirtió en un superpapá que supo mantener nuestra atención , despertar nuestro interés y hacernos sonreír con cada movimiento que hacía.


El papá de Ainara, José, también nos impresionó. Llegó acompañado de Gema, la mamá de Ainara y cargados de bolsas de las que fueron sacando animales, para contarnos un cuento donde el protagonista era un león, y sin pensárselo dos veces una cabeza de león se colocó , dejándonos aún más sorprendidos.
Nos encantó y  José se convirtió en nuestro superpapá cuentacuentos.

La verdad es que disfrutamos mucho y nos encantó tener a nuestros papás con nosotros en clase.

Y para felicitar a todos nuestros papás hemos preparado este regalo con mucho cariño,  la huella de nuestra mano, aquella que siempre nos cogen cuando necesitamos ayuda, aquella que acarician cuando tenemos miedo. ¿Y por qué una huella? Porque mi papá es un super papá y siempre deja huella.


























FELICIDADES A TODOS LOS PAPÁS Y DECIROS QUE LA SEMANA DE LOS SUPERPAPÁS CONTINUARÁ......

Conociéndonos un poquito mejor...

martes, 8 de marzo de 2016

Poquito a poco vamos creciendo, haciéndonos mayores y por ello comenzamos una nueva aventura, vamos a conocernos mejor, tanto por fuera como por dentro.
Para ello hemos elegido un cuento muy bonito, que se llama: "Pilocha. La rama que quería ser niña", escrito por  Maite Cordero y  que me recomendó una mamá-maestra de infantil.

Un cuento que nos ha gustado y que estamos trabajando en clase y que os invitamos a leer.



PILOCHA
Había una vez un bosque. En el bosque un árbol, y en el árbol una rama, una rama... que no quería ser rama. Un día de tormenta se partió la rama.
-¡Yupi, estoy libre! Ahora podré jugar, correr y saltar como una niña.
- Qué tonterías dices - murmuró un gusanito - ¡Cómo vas a ser como una niña si no tienes cabeza!
- Ya sé, me pondré una sandía! - gritó - ¡Soy una niña, soy una niña!
- ¡Tonterías, las niñas tienen dos piernas y dos brazos! - dijo una lagartija que pasaba por allí.
- Ya sé, me pondré dos palos y unas ramas que terminen en palitos para tener manos.
Se los ató y gritó: ¡Soy una niña, soy una niña!
- ¡Tú no eres una niña!, no tienes ojos, ni boca, ni nariz, ni pelo - dijo un pájaro que estaba cerca.
- ¡Soy una niña, soy una niña!
- ¡Cuántas cosas!, buscaré una zanahoria para la nariz, dos castañas para los ojos, dos cáscaras de naranja para las orejas, un poco de hierba para el pelo y me haré la boca en la sandía.
- ¡Yupi soy una niña!, ¡Soy una niña!
- Croa, croa, croa, ¡qué tonterías!, eres un palo con una sandía; las niñas tienen cerebro, tripa, lengua y de todo.
La rama pensó que nunca sería niña y se puso a llorar y llorar.
-¡Soy una niña, soy una niña!
Los animales del bosque al verla tan triste llamaron a una estrella que concedía deseos.
- ¿Puedes ayudar a esta rama que quiere ser niña?
- Sí, pero antes tenéis que ponerle un nombre.
- Conozco un cuento de un muñeco que se llama Pinocho - dijo la rana.
- ¡Qué nombre tan bonito... PILOCHA, PILOCHA, PILOCHA! Exclamó la tortuga que era un poco sorda.
La estrella la convirtió en niña. Cuando la rama vio que tenía brazos, piernas, tripa y de todo se puso a saltar y cantar de alegría: ¡Soy una niña, soy una niña!
Tanto saltó y bailó que...
- ¡Ay, ay, ay! Me muero, me muero, me duele mucho la tripa.
- Croa, croa, croa, no te mueres, sólo tienes que comer; te duele la tripa porque no has comido - dijo la rana.
Pilocha cogió fresas y se las comió: -¡Humm... qué ricas!
-¡Ay, ay, ay! me muero, mi tripa, mi culito, me duele, me duele, me duele.
- Croa, croa, croa, ¡Qué te vas a morir! Las niñas después de comer tienen que hacer caca.
Pilocha hizo caca y como estaba tan cansada, ¡Plaff! se sentó encima.
- ¡Qué mal huele, nadie va a querer ser amigo mío con este olor!
- Croa, croa, croa, sólo tienes que lavarte.
Pilocha se lavó. Estaba muy contenta porque creía que había aprendido todas las cosas que hacían las niñas. Pero...
- ¡Ay, ay, ay, me muero, se me cierran los ojos, me caigo al suelo!
- Croa, croa, croa, ¡Qué te vas a morir! Sólo tienes sueño; las niñas por la noche tienen que dormir para poder soñar.
Pilocha cerró los ojos y se durmió. Entonces sintió las manos de su mamá que la despertaba.
Buscando a PILOCHA
 Contamos entre todos el cuento



y comenzamos a conocernos mejor...

Los duendes y las hadas nos siguen acompañando...

Tras carnavales los duendes y las hadas nos han seguido acompañando en clase y los hemos ido conociendo mucho mejor.
Descubrimos quienes son, cómo van vestidos, sus colores y comidas preferidas, sus viviendas, de donde nacen, a lo que les gusta jugar...,
Hemos aprendido a tocar las trompetas mágicas...



 A disfrutar disfrazándonos....

 Hemos escrito con materiales mágicos...


 Buscado debajo de las piedras a los traviesos duendecillos....

 Hemos leído cuentos de duendes y hadas...
Palabras mágicas hemos aprendido...
 Pompas mágicas hemos hecho....

Pero lo más importante es que lo hemos pasado genial y hemos disfrutado muchísimo.

Nuestro calendario